Ordenar por: Valencia ciudad

8 planes para ver y hacer en Valencia

Valencia, la tercera ciudad más grande de España, nos ofrece una combinación perfecta de ciudad, sol y mar,. Sigue leyendo y descubre las mejores ideas para hacer y ver en esta ciudad y descubre todas las villas de alquiler en la playa de Valencia entre las que podrás alojarte.

Valencia disfruta de un ambiente único, gracias a su variada arquitectura, clásica y moderna. Desde los castillos y torres medievales, hasta los edificios modernistas y el art deco, pasando por tiendas artesanales y grandes superficies comerciales, Valencia lo tiene todo. Además, no podemos olvidarnos de la gran cantidad de alternativas donde comer y beber a buen precio. Es más, si tu presupuesto es un poco ajustado, te recomendamos optar por un alquiler de vacaciones en Valencia más barato.

Esta ciudad está llena de sorpresas. Por ejemplo, ¿sabías que en Valencia se encuentra el parque urbano más grande de Europa? El famoso Parque Turia se construyó sobre el antiguo curso del río con el mismo nombre y es tan solo uno de los cinco parques públicos de Valencia. Por otra parte, ¿sabías que el Santo Grial, la copa de la que se supone que Jesús bebió en la última cena, se dice que se conserva en la Catedral de Valencia?

En este artículo nos vamos a centrar en los 8 mejores planes para disfrutar de Valencia, la mayoría gratuitos o a muy buen precio, y también te sugerimos algunos de los mejores alquileres vacacionales en Valencia. 

1. Las plazas del casco antiguo

Como en todas las ciudades, las plazas de Valencia son lugares de encuentro, repletas de terrazas, árboles y fuentes para escapar del calor del verano. Conectando cada plaza, discurren un sinfín de callejuelas, repletas de tiendas, restaurantes y cafeterías, a través de las que descubriremos más plazas y patios privados.

Una de las plazas más bonitas de Valencia es la Plaza de la Reina, situada en el corazón del casco antiguo. 

La Plaza de la Reina es un lugar perfecto para pasar el rato, con un montón de lugares para comer. Sin embargo, ten ciudado y evita los precios turísticos. Te recomendamos refrescarte con unas bebidas en la plaza y luego acercarte hasta las sinuosas calles que la rodean para disfrutar de sus menús de tapas y comida local. En pocos minutos te encontrarás con un lugar con encanto y precios mucho más asequibles.

Si te acercas a Valencia seguramente te apetezca comer una paella valenciana, el plato estrella de la zona. Encontrar una buena paella en el centro puede ser complicado, por lo que te recomendamos acercarte hasta los restaurantes de la playa, sobretodo en la playa de la Malvarrosa; o en el Palmar, en el Parque Natural de la Albufera.

Justo al lado de la Plaza de la Reina nos encontramos otra plaza muy pecular, conocida como la Plaza Redonda y de visita obligada debido a su peculiar diseño. Esta pequeña y acogedora plaza circular está llena de puestos artesanales en los que se venden mercería, encajes, delantales, baberos, recuerdos e, incluso, aves de compañía. 

Debido a la labor de regeneración impulsada por el ayuntamiento, se ha convertido en un atractivo turístico, por lo que ha perdido parte de su encanto tradicional y local. Con todo, todavía es un lugar singular, con una hermosa fuente de 1850 justo en medio.

Además, esta plaza se encuentra justo al lado de la Plaza de Lope de Vega, donde podrás encontrarás el que se dice que es el edificio más estrecho de Europa. 

2. La catedral de Valencia y El Santo Grial

Una de las reivindicaciones más controvertidas de Valencia es que asegura poseer el Santo Grial, la copa real de la que bebió Jesucristo en la última cena. Aunque esta afirmación también la aseguran otros lugares alrededor de todo el mundo.

La catedral es un precioso lugar antiguo que merece la pena visitar. Además, no deberías desaprovechar la oportunidad de subir hasta el campanario Miguelete y admirar las vistas de la ciudad. 

Dentro de la catedral, el Santo Grial es uno de sus principales atractivos. Cuenta la leyenda que la copa viajó desde Roma hace siglos. Sin embargo, cuando los gobernantes musulmanes se apoderaron de España, la copa se escondió durante siglos y solo regresó a la ciudad en 1427, gracias al rey Alfonso el Magnánimo.

La ex alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, sugirió que la ciudad debería conocerse como "Ciudad del Santo Grial" para atraer más turistas, lo que significaría mover la copa desde la pequeña capilla en la que se encuentra hasta la zona principal de la catedral.

Para los amantes del arte, en la capilla de San Francisco de Boja, en el interior de la catedral, nos encontraremos dos pinturas de Goya ineludibles.

3. El Mercado Central de Valencia

Aunque, de entrada, la idea de pasear por un mercado de comida no sea del todo apetitosa durante tus vacaciones, el histórico Mercado Central de Valencia es único y, sin duda, merece la pena. 

No solo se encuentra en un precioso edificio modernista de gran tamaño, sino que también es un lugar donde los visitantes pueden obtener una visión más cercana de la vida cotidiana en la ciudad de Valencia.

El mercado se divide en diferentes seciones, en función del tipo de alimento que se vende. Así nos encontraremos pasillos con pescaderías, carnicerías, fruterías... Al pasear por el mercado nos toparemos con todo tipo de frutas y verduras, además de pescado fresco y la mejor carne y jamón de los alrededores.

Seguro que no pasas hambre, pero, si te entra el cansancio,  te animamos a tomar algo en los bares y cafés de los alrededores del edificio. Es una zona muy agradable para recorrer a pie. Si quieres descubrir todos los secretos del mercado, te recomendamos nuestra guía sobre el Mercado Central de Valencia.

4. Las playas de Valencia

Para muchos, lo más importante de las vacaciones es relajarse en la playa. Por suerte, el litoral de la ciudad de Valencia está repleta de playas, algunas de ellas vírgenes y no demasiado turísticas, por lo que son perfectas para relajarse y disfrutar del suave azul mediterráneo.

La ciudad presume de una gran ubicación junto al mar y sus playas son amplias y largas, con arena suave y limpia.

Prueba la playa más popular, La Malvarrosa, que comienza alrededor de la zona portuaria y se divide en diferentes secciones, como la Playa las Arenas y la Playa Cabanyal y se extiende hasta alcanzar la Playa de Patacona.

Un poco más lejos se encuentran otras playas locales, como Playa de Pinedo y Playa el Saler, que también tiene un campo de golf cerca. Al norte de la ciudad se encuentra la Playa Port Saplaya, y un poco más lejos, la zona romana de Playa Sagunto. Nunca faltan opciones de sol y playa. Si quieres hospedarte en alguna de las relajantes playas de la zona, echa un vistazo a nuestras casas de vacaciones en Valencia.

5. De compras por Valencia

Como todas las grandes ciudades, Valencia ofrece muchas oportunidades para renovar el vestuario. Por todo el centro de la ciudad se encuentran las marcas más importantes y muchas tiendas artesanales.

Además, cada barrio de la ciudad, tiene su propio mercado callejero una vez por semana. En la parte principal de la ciudad las calles son anchas, bordeadas de árboles y con edificios altos de muy buen mérito arquitectónico, por lo que podrás disfrutar de su belleza mientras recorres las tiendas sin agobios.

Lejos de las tiendas de las calles principales, también encontramos gran cantidad de tiendas independientes y muy interesantes, en las que nos podremos encontrar con todo tipo de objetos, ropa, libros y muebles con gran sabor internacional.

Valencia cuenta también con varios centros comerciales: Nuevo Centro, El Saler, BonAire, Parque Ademuz, Aqua, o si puedes permitírtelo, el centro comercial de gama alta de la Galería Don Juan de Austria, cerca de la Plaza del Ayuntamiento. También hay varios centros comerciales en las afueras, como El Osito en La Eliana y otros, más pequeños, repartidos por diversas zonas periféricas.

6. La locura y el espectáculo de las Fallas

Las Fallas de Valencia son, probablemente, las fiestas urbanas más extrañas, sorprendentes y espectaculares que te encontrarás en una ciudad. 

Lo que se vive durante estas fiestas es difícil de escribir, al menos que ya las hayas vivido. En pocas palabras: cada zona de la ciudad, y algunos pueblos periféricos, dedican todo un año a construir exuberantes estatuas de gran tamaño, que luego se exhiben en las calles durante una semana entera.  Durante todas las fiestas, Valencia se llena de petardos y fuegos artificiales durante 24 horas al día, con celebraciones continuas en la calle y un montón de gente disfrazada o con los trajes tradicionales valencianos. 

En la ciudad entera se vive la fiebre de las fiestas cuando empiezan las Fallas. Es más, muchos negocios cierran sus puertas durante toda la semana para implicarse en las celebraciones.  Tampoco faltas las ceremonias religiosas y los antiguos vestidos tradicionales, elaborados con varias capas, caros y, al parecer, no muy cómodo de vestir. 

Hacia el final de la fiesta, todos se reúnen en el centro de la ciudad para participar y disfrutar de varios desfiles, uno de los más importantes es la ofrenda de flores a la Virgen María, una enorme estatua de madera erigida en el centro, y a la que cada fallera trae flores.

Cada día, alrededor de las dos de la tarde, se celebra la mascletà, una fiesta de gran estruendo, ya que se encienden numerosos petardos y fuegos artificiales en frente del ayuntamiento.

El último día de la fiesta es el más importante. Las estatuas de las que hablábamos antes, que tardaron un año en construirse y cuyo precio puede llegar hasta los 100.000€, se queman y no queda más que sus cenizas y las ganas de empezar de nuevo para el año siguiente.

Si nunca has vivido las Fallas, que suelen celebrarse en el mes de marzo, planea tus vacaciones y descubre una de las mejores fiestas de España. Una semana de locura, cultura y diversión en estado puro, que atrae a miles de turistas cada año.

7. El antiguo curso del río Turia

En el pasado, un río ancho y poderoso dividía la ciudad de la misma manera que el Támesis separa en dos secciones a Londres.

El río Turia, que comienza a subir en las montañas circundantes, discurría por medio de la ciudad y hacia el mar, pero a mediados de los años 50 un tormenta, unida a la marea alta hizo que el río desbordase y dejase a Valencia anegada bajo dos metros de agua.

Durante las labores de limpieza masiva de la ciudad se decidió desviar el curso del río para que estas inundaciones no ocurriesen nunca más. Además, con este proyecto se decidió crear un precioso espacio verde de gran tamaño y en pleno centro de la ciudad.

El parque se puede recorrer a pie o en bicicleta. Es más, podrás alquilar las bicicletas en un extremo del parque y dejarlas luego en el otro extremo. Con todo, es los meses de julioy agosto quizás hace demasiado calor para estas actividades.

El parque se divide en varias secciones. Cuenta con instalaciones deportivas, incluyendo el único club de cricket de la región, conocido como 'Levante Cricket Club', situado en el 'Campo de beisbol y softbol' y que fue iniciado por algunos de los residentes ingleses de la ciudad.

Para los amantes de la flora, podréis disfrutar de gran variedad de plantas y árboles a lo largo del antiguo lecho del río y, justo al lado, también se encuentra el Jardín Botánico, además de los famosos jardines reales, que se pueden encontrar cerca la parada de la Alameda. Al recorrer el lecho del río, pasaremos por debajo de los distintos puentes que conectan las dos partes de la ciudad, algunos de ellos de cientos de años de antigüedad.

Por supuesto, a lo largo del camino nos toparemos bares y cafeterías para comprar refrescos y pequeños tentempiés. Además, nos toparemos con el parque de Gulliver, un parque de aventuras y toboganes gratuito, que imita la figura del gigante Gulliver y que podrás ver claramente desde Google Earth.

Si te diriges hacia el este del parque, en dirección al mar, no podrás perderte los edificios futuristas de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la joya de la corona de nuestra lista sobre visitas interesantes en Valencia.

8.  La Ciudad de las Artes y de las Ciencias

La “Ciudad de las Artes y de las Ciencias” de Valencia es una de las visitas obligatorias para todo aquel que se acerque a la ciudad.

Este nombre tan largo se refiere al complejo arquitectónico futurista, diseñado por los arquitectos locales Santiago Calatrava y Félix Candela, quienes empezaron a construir este ambicioso proyecto en 1998, a los márgenes del antiguo curso del río Turia. 

La Ciudad de las Artes consta de 6 zonas o edificios:

-  L’Hemisferic, el primer edificio construido, diseñado para parecer un ojo humano gigante. Entre otras cosas, ofrece un cine panorámico 3D, muy popular entre los valencianos y turistas. 

Al entrar en el cine te entregarán las gafas 3D que tienen altavoces incorporados, programadas en el idioma que decidas, por lo que solo tendrás que sentarte y disfrutar plenamente de las películas.

- El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe. Disfruta de un completo programa de exhibiciones a lo largo de todo el año y no hay que ser un experto en ciencia para poder disfrutarlo. Se trata de un museo muy educativo, con un montón de actividades para entretener a los más pequeños. 

- L'Umbracle, un paseo al aire libre y gratuito en el que nos encontraremos gran cantidad de plantas nativas de la zona, salpicadas por esculturas artísticas.  

- L'Oceanogràfic, uno de los mejores acuarios de España. No es barato, pero merece la pena, ya que cuenta con el túnel de vidrio más grande de Europa. Podremos recorrer este túnel submarino, rodeados por todo tipo de peces y tiburones a pocos metros de nosotros.  

- El Palau de les Arts Reina Sofía, una impresionante ópera y teatro.

- L'Àgora, el edificio más reciente. Consiste en un espacio de exposición cubierto y un estadio deportivo con forma de elipse. La Ciudad de las Artes y las Ciencias es, con su impresionante arquitectura, una gran sede deportiva, en la que Valencia acoge cada año espectaculares eventos deportivos.

Sin importar por qué edificio te decidas por visitar, la Ciudad de las Artes y las Ciencias te ofrecerá un día inolvidable. 

Información práctica

Si vienes en coche, podrás dejarlo en el aparcamiento de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias, aunque mucha gente opta por una opción más barata: aparcar en el gran centro comercial que se encuentra al otro lado de la calle principal. Si decides ir de compras o comer allí después de tu visita, el aparcamiento te saldrá gratis.

Pero también puedes llegar hasta aquí en bicicleta o transporte público. Descubre cómo en nuestra guía de la “Ciudad de las Artes y de las Ciencias: Parte 1 y la Ciudad de las Artes y de las Ciencias: Parte 2”, donde encontrarás muchos más detalles sobre este maravilloso complejo arquitectónico, que sorprenderá a niños y mayores ¡Una visita obligada!

Compartir artículo

Comentarios

X
Gane un cheque regalo de 750€ !!!
Suscríbete a nuestra newsletter y entra en el sorteo de 750€ para tus próximas Vacaciones España. Elige entre más de 7.500 viviendas vacacionales.

 Gane un cheque regalo de 750€ !!!