Ordenar por: Costa Brava

12 pueblos con encanto que merece la pena visitar en la Costa Brava

La Costa Brava está tan repleta de pueblos encantadores y localidades preciosas que puede ser complicado decidir dónde hospedarse. En este artículo te ofrecemos una selección de nuestros favoritos e información práctica sobre las visitas obligatorias durante tus vacaciones en la Costa Brava

1. Pals

Pals es conocido por ser uno de los pueblos con más encanto de la Costa Brava. Situado en la cima de una colina, se construyó en el interior de una fortaleza y ha mantenido su esencia medieval tan bien que una visita a Pals es como viajar en el tiempo. Es más, su casco histórico fue declarado Sitio de Interés Histórico en 1973.
 
Sus tradiciones locales y gastronomía se han conservado hasta la actualidad y se organizan varios eventos culturales a lo largo de todo el año. Sus alrededores son dejarán sin respiración, con una playa totalmente natural, dunas, marismas y campos de arroz ¡todos ellos forman parte de un parque natural!

2. Tossa de Mar

Tossa de Mar es ese pueblo singular donde podrás disfrutar de las vistas del mar Mediterráneo, a la vez que te maravillas con su encantador patrimonio e historia medieval.  

De hecho, Tossa de Mar es el último pueblo medieval fortificado de la Costa Brava. Pasea por sus calles y te encontrarás con altas murallas, restaurantes, callejuelas adoquinadas y unas vistas sorprendentes de la Costa Brava.

Su playa principal, Platja Gran, se encuentra repleta de barcas de vivos colores y multitud de personas, especialmente en verano y se encuentra presidida por la fortaleza medieval del casco antiguo ¡Una postal única y característica de la Costa Brava 

3. Cadaqués

Fue este blanco pueblo pesquero y sus increíbles alrededores los que inspiraron al famoso artista Salvador Dalí. Cadaqués todavía disfruta de un ambiente sofisticado y bohemio, con multitud de eventos y fiestas organizadas a lo largo de todo el año.

Cadaqués tiene también una historia fascinante que se refleja en su arquitectura. Acoge la importante Casa-Museo de Salvador Dalí, al igual que varios edificios modernistas. Su casco histórico es un laberinto de callejuelas empedradas y edificios pintados en tonos blancos con detalles azules.

Como destino de vacaciones, Cadaqués es un pueblo marinero repleto de vida, tiendas, talleres artesanales y restaurantes en los que probar la fascinante gastronomía local. Además, no podemos olvidarnos de las mágicas calas del Parque Natural del Cabo de Creus, donde podrás nadar en aguas cristalinas y pasear por senderos con vistas impresionantes al Mediterráneo.

4. Calella de Palafrugell

Calella de Palafrugell es una pequeña localidad en la región del Bajo Ampurdián, en la Costa Brava. Con sus casas blancas, callejuelas, barcas de madera en la playa y numerosas calas de gran belleza, Calella posee una mágica atmósfera. Por Bo, el barrio del puerto de Calella de Palafrugell, incluso ha sido declarado como lugar de Patrimonio Cultural de Importancia Nacional. 

En sus alrededores nos encontramos algunas visitas obligatorias, como el jardín botánico y el castillo del Cap Roig y el pueblo ibérico de San Sebastián de la Guarda. Si estás buscando un buen lugar para relajarte, las playas de Calella de Palafrugell te parecerán todo un paraíso. También se organizan gran cantidad de fiestas y eventos a lo largo de todo el año, por lo que es imposible aburrirse. Visita este pueblo salido de un cuento de hadas y ¡vive unas vacaciones inolvidables en Calella de Palafrugell!

5. Blanes

El antiguo pueblo pesquero de Blanes debe estar siempre en tu lista de visitas obligatorias. Cuenta con preciosas playas y calas rocosas, encantadoras iglesias, un agradable casco histórico, un paseo que recorre toda la playa principal, monumentos impresionantes y gran cantidad de restaurantes y bares. En Blanes nos encontramos, también, uno de los pocos puertos pesqueros que todavía se mantienen en activo en la Costa Brava y un ambiente muy relajado, muy aconsejable si viajamos en familia. Incluso ha sido reconocido oficialmente como un destino de vacaciones, gracias a todos los servicios y facilidades que ofrece para los niños.

Si decides visitar Blanes durante tus vacaciones, podrás conocer los mejores jardines botánicos de Europa. También podrás subir la Colina de Sant Joan, hasta alcanzar el castillo del mismo nombre y disfrutar de las maravillosas vistas de Blanes y su línea costera.

Además, durante tu estancia en Blanes, tendrás gran cantidad de playas y calas entre las que escoger y en las que podrás relajarte bajo el sol o disfrutar de todo tipo de actividades. En verano, en Blanes se organiza el Festival de Fuegos Artificiales de la Costa Brava, uno de los más importantes de Europa.

6. Roses

Otro precioso pueblo típicamente mediterráneo es Roses. Gracias a su rico patrimonio histórico y localización única, con multitud de playas y parques naturales por los alrededores; Roses es uno de los destinos de vacaciones más atractivos de la Costa Brava.

El monumento más famoso y visitado de Roses en la enorme Ciutadella, una fortaleza militar pentagonal que se remonta al siglo XI y en cuyo interior se han encontrado restos arqueológicos griegos, romanos y visigodos. Además, todos los veranos, la Ciudadela de Roses acoge una serie de conciertos que forman parte del famoso Festival Sons del Mor ¡Un evento inolvidable!

El Castillo de la Trinidad es una fortificación renacentista, construida en el siglo XVI, encima de una antigua ermita en Punta Poncella, justo en la entrada de preciosa Bahía de Roses.

En los alrededores de Roses te encontrarás más belleza natural, en los dos de los Parques Naturales más importantes de Cataluña: Aiguamolls del Empordà (Marismas del Ampurdián) y el parque del Cabo de Creus. Ambos nos ofrecen gran cantidad de rutas de senderismo, preciosas calas y un importante complejo de dólmenes megalíticos, entre otros atractivos. 

7. L'Escala


El pueblo costero de L’Escala ofrece una gran variedad de actividades enriquecedoras, festividades tradicionales, reservas naturales y, cómo no, playas excelentes. El Golfo de Roses es su principal zona de playa, una preciosa bahía con aguas tranquilas y rodeada por montañas. L’Escala también es conocida por la estatua del Principito de Antoine de Saint-Exupéry al inicio del paseo marítimo.

La atracción principal de este pueblo es Museo Arqueológico de Cataluña, en el que se muestran restos de un antiguo puerto comercial griego de marcó el inicio de la civilización occidental, así como un fórum romano situado en la antigua ciudadela. En una de sus playas, Moll Grec, incluso tendrás la oportunidad de nadar junto a ruinas griegas y romanas. Por ello en L’Escala podrás disfrutar de toda una sorprendente mezcla de actividades bajo el sol.

Otros eventos culturales y gastronómicos de L’Escala son el Festival de la Anchoa y el Festival de Artes y Cultura de Portalblau. También te recomendamos acercarte hasta la localidad vecina de Sant Martí d’Empuriés o seguir el curso del río Fluviá en bicicleta ¡Sobran posibilidades!

8. L'Estartit

El pequeño pueblo de L’Estartirt se sitúa en el punto más al este de España. Enclavado entre las montañas del Macizo de Montgrí y el mar Mediterráneo, es uno de esos lugares en los que podremos relajarnos en la playa y perdernos en la naturaleza al mismo tiempo, ya que se encuentra a un paso del Parque Natural del Mongrí, Bajo Ter y las Islas Medes. Además, también está muy cerca de muchos pueblos medievales como Pals ¡Un destino de vacaciones sin igual!

L’Estartit también ofrece a sus visitantes una gran variedad de fiestas populares, restaurantes, bares con terrazas y un agradable y cómodo paseo por la playa en el que disfrutar de las noches de verano. Gracias a sus características, L’Estartit ha conseguido la prestigiosa Etiqueta de Vacaciones en Familia, atribuida por la Agencia Catalana de Turismo (ACT), por lo que es un destino estupendo para viajar con niños.

9. Figueres

Aparte de Cadaqués, Figueres es la localidad que atrae a más amantes de Dalí, ya que su antiguo teatro, el Teatro de Figueres, fue escogido y diseñado por Dalí para albergar su impresionante obra. La Torre Gorgot forma parte del mismo y es lo único que se conserva de las murallas medievales que rodeaban al pueblo. En el casco antiguo nos encontramos algunos monumentos históricos que merece la pena visitar, como la Plaza del Ayuntamiento medieval, la Iglesia Sant Pere y el antiguo barrio judío. 

A tan solo 800 metros de distancia del Museo de Dalí, en la Bahía de Roses, se encuentra una de las fortalezas militares más grandes de Europa, el Castillo de San Fernando (Castell de Sant Ferran), que se extiende a lo largo de ¡32 hectáreas!

Figueres es la capital del Alto Ampurdián y en ella se organizan algunos festivales de renombre, sobre todo los relacionados con el vino de la Denominación de Origen del Empordà.

10. Girona 

En Girona se encuentra el principal aeropuerto de la Costa Brava y merece un montón la pena visitarla. Seguramente te suene la colorida postal de las vistas desde el puente de la localidad, con los tonos pasteles de las Casas de l’Onyar. Pero su encantador casco histórico guarda muchos tesoros más.

Recorre toda su antigua muralla romana y disfruta de las vistas panorámicas de los alrededores. Déjate atrapar por el encanto del laberinto de callejuelas del barrio judío de Girona y maravíllate con los baños árabes del siglo XI y XII. Con todo, de entre todos los numerosos monumentos de Girona, siempre destaca la Catedral, ya que su nave, de estilo gótico, es la más amplia del mundo. La Plaça de la Catedral también es impresionante, con una escalera que parece que la eleva hasta el cielo. Por todo ello, no es sorprendente que la sexta temporada de Juego de Tronos se grabase aquí.

En mayo no te puedes perder el festival Temps de Flors, ya que todas las calles de Girona se llenan de decoraciones florales, haciendo de la ciudad un sueño hecho realidad.

11. Empuriabrava

Empuriabrava es considerada como la “Venecia de España”. Sus 25 kilómetros de canales navegables la convierten en la zona marina residencial más grande de Europa. Sin duda, un lugar impresionante. Además, las vistas de las montañas al fondo añaden todavía más encanto al sentimiento relajante que rebosa Empuriabrava.

Esta lujosa localidad de la Costa Brava se encuentra rodeada por pueblos medievales y extensas playas de arena dorada. Por eso, durante tu visita podrás escoger entre relajarte en alguna de sus magníficas playas, no te pierdas las que forman parte del Parque natural de L’Empordà; o explorar su rico patrimonio histórico ¡También te lo pasarás en grande en las ferias medievales que se organizan a lo largo de todo el año!

12. Lloret de Mar

Llegamos al final de nuestra lista con la fantástica localidad de Lloret de Mar, uno de los pueblos de vacaciones más populares de la Costa Brava. Es muy conocido entre la población más joven, pero cada vez gana más adeptos entre aquellos que viajan en familia. Lloret de Mar nos ofrece una oferta cultural y natural sin igual, que incluye castillos medievales, museos, parques muy tranquilos y sorprendentes playas. Sin olvidarnos del parque acuático más grande de Europa: Water World.

Sin importar la localidad que elijas para hospedarte de la Costa Brava, siempre te encontrarás gran cantidad de cosas por ver y por hacer para todos los gustos. 

Mapa

En este mapa podrás encontrar todos los pueblos de la Costa Brava que mencionamos en la lista. Desde Blanes, al sur y marcando el inicio de la Costa Brava, hasta Cadaqués, el pueblo más al norte y que merece la pena visitar debido a su rico patrimonio, que incluye la casa de Dalí. 

Compartir artículo

Comentarios

X
Gane un cheque regalo de 750€ !!!
Suscríbete a nuestra newsletter y entra en el sorteo de 750€ para tus próximas Vacaciones España. Elige entre más de 7.500 viviendas vacacionales.

 Gane un cheque regalo de 750€ !!!